Depresión canina: signos, causas y tratamiento

1001perros cuenta con el apoyo de su audiencia. Cuando compras a través de enlaces en nuestro sitio, podemos ganar una comisión de afiliado sin costo adicional para ti. Como Asociado de Amazon, ganamos con las compras calificadas. Aprende más

¿Qué pasa con los perros? ¿También pueden deprimirse? ¿Los perros deprimidos sienten lo mismo? ¿Y cuál es el tratamiento para la depresión canina?

La depresión, tal como la conocemos en las personas, es un trastorno del estado de ánimo que provoca sentimientos persistentes de tristeza e inutilidad. A menudo está relacionado con una pérdida de interés en las actividades normales. La depresión es más que un simple ataque de melancolía, tristeza temporal o dolor, aunque todos esos sentimientos pueden desempeñar un papel. En los humanos, puede variar desde síntomas leves hasta una condición debilitante y crónica que interfiere con la capacidad de realizar las actividades diarias. El tratamiento para la depresión humana generalmente incluye medicamentos y terapia.

¿Pueden los perros deprimirse?



Sí, pero los perros no suelen experimentar lo que reconocemos como depresión clínica en humanos. Dicho esto, los miembros de nuestra familia canina ciertamente pueden sentir depresión en forma de melancolía, tristeza y dolor. Y aunque no podemos preguntar a los perros sobre sus sentimientos, podemos reconocer señales que muestran que los perros ciertamente pueden experimentar estas emociones.

El Dr. Gregory Burns, Profesor Distinguido de Neuroeconomía y Director del Centro de Neuropolítica de la Universidad de Emory, ha realizado investigaciones sobre las emociones de los perros que nos brindan una mejor comprensión. El Dr. Berns realizó estudios de resonancia magnética (RM) no invasivos en casi 100 perros y ha rastreado las áreas del cerebro humano y canino que están activas durante ciertas emociones.

Su investigación muestra que las áreas del cerebro humano que están activas cuando se experimentan ciertas emociones también lo están en los perros. Podemos extrapolar a partir de estos datos que los perros experimentan emociones similares cuando estas áreas están activas. 1,2 

Signos de depresión en perros

La depresión puede manifestarse de muchas maneras diferentes, según la causa. Una mascota que está deprimida por la pérdida de un compañero a largo plazo actuará de manera diferente a una mascota que está afligida por la pérdida de una rutina normal durante una mudanza.

Un estudio de 2016 de Nueva Zelanda y Australia analizó los signos de depresión en perros y gatos después de perder un animal de compañía. 3 Estos signos pueden incluir:

  • Una disminución en el apetito
  • Dormir más de lo normal o parecer letárgico
  • Exigir más afecto o ser pegajoso/necesitado con sus dueños
  • Frecuentar áreas de la casa donde su compañero pasaba la mayor parte de su tiempo
  • Un cambio en la vocalización (maullidos, ladridos, aullidos, etc. más de lo habitual)
  • Comportamiento inusualmente agresivo hacia personas u otros animales.
  • Eliminación inapropiada (hacer pipí o caca) en el hogar

También podemos ver otros signos de depresión, tristeza o ansiedad en las mascotas, según la situación. Es posible que vea señales como:

  • Retiro de situaciones sociales.
  • Ocultación
  • Aumento de conductas destructivas.
  • No querer participar en actividades normales de juego

Cuando un veterinario busca diagnosticar potencialmente a una mascota con depresión, el primer paso es obtener un historial médico completo del padre de la mascota. Conocer cualquier cambio en el hogar puede ser extraordinariamente útil para determinar si la depresión es la causa de los signos clínicos que muestra su mascota.

Otras condiciones que pueden confundirse con la depresión canina



Desafortunadamente, los síntomas de la depresión canina pueden ser similares a los de otras condiciones médicas. El dolor crónico a menudo se confunde con la depresión en las mascotas mayores, y para confundir aún más las cosas, el estrés de la depresión puede hacer que surjan condiciones médicas subyacentes.  

El síndrome de disfunción cognitiva canina (CCD) es una condición asociada con el envejecimiento del cerebro de un perro, que puede afectar su conciencia, memoria, aprendizaje y respuesta a ciertos estímulos. CCD puede tener signos similares a la depresión. Si tiene una mascota mayor (generalmente de 8 años o más) que comienza a mostrar estos signos, pregúntele a su veterinario acerca de CCD.

Cuando su perro muestra signos que son consistentes con la depresión, especialmente en ausencia de un evento que altere su vida, debe ser evaluado por su veterinario de atención primaria para buscar una causa subyacente.

Si los síntomas de depresión de su perro van acompañados de otros signos, como vómitos, diarrea, letargo severo, agresión significativa, orinar o defecar con más frecuencia, etc., lleve a su perro al veterinario de inmediato.

¿Qué causa la depresión del perro?

Si sospecha que su perro sufre depresión, piense en lo que ha cambiado o está cambiando en su vida, como cambios en su entorno o situaciones sociales. Cualquier cambio significativo en la rutina normal de una mascota puede causar estrés y/o depresión. Esta no es una lista completa, pero la depresión del perro puede ser causada por:

  • Dolor crónico o enfermedad crónica
  • Trauma (como una lesión o abuso)
  • Aislamiento (como una mascota que está en una jaula solo después de una cirugía o lesión)
  • Falta de estimulación mental o física, especialmente en perros enérgicos o de trabajo.
  • Cambios en el hogar:
    • La incorporación de un nuevo miembro de la familia (humano o mascota)
    • Un cambio en las rutinas laborales o escolares, como que el padre de una mascota regrese al trabajo después de una estancia prolongada en casa


Las mascotas también pueden sentir empatía con los dueños de las mascotas, incluida la depresión. Un estudio de 2019 en Suecia analizó la concentración de hormonas del estrés a largo plazo en humanos y sus mascotas y descubrió que los perros tenían niveles de estrés similares a los de sus dueños.

Llegaron a la conclusión de que «los perros… reflejan los niveles de estrés de sus dueños en lugar de que los dueños respondan al estrés de sus perros». Los perros pueden detectar nuestro estado de ánimo y reconocer nuestras expresiones faciales y lenguaje corporal. Saben cuándo estamos felices o tristes, y nuestro estado de ánimo puede afectarlos. 4

Cómo ayudar a un perro deprimido

Al igual que en los humanos, la depresión y sus efectos pueden ser diferentes para cada perro. Para ayudar a su perro, debe averiguar qué está causando los síntomas. Afortunadamente, los perros son criaturas bastante resistentes. Después de un evento que incita a la depresión, los pequeños cambios pueden hacer una gran mejora en su estado emocional. Aquí hay algunas ideas que pueden ser útiles.

  • Establece citas para jugar . Si a tu mascota le falta un amigo peludo, interactuar con otro perro puede ayudar a llenar el vacío. Adoptar otro perro también puede ayudar, pero no debes tomar esta decisión únicamente para animar a tu perro. Traer una nueva mascota a casa debe ser adecuado tanto para usted como para su mascota.
  • Aumentar la estimulación mental y física . Esto podría ser llevar a su perro a caminatas adicionales o más largas, jugar a buscarlo constantemente, darle un nuevo enriquecimiento o un juguete de rompecabezas, o alentarlo a participar en algunas de sus actividades favoritas.
  • Asegúrese de que estén comiendo . Agregar un adorno a su comida temporalmente puede animar a su mascota a comer. Un cambio repentino en la dieta puede provocar problemas de digestión, así que no cambies su dieta por completo o de forma abrupta.
  • Déles un poco de tiempo individual . Este no es un tiempo que pasan en una perrera o solos en casa, sino un tiempo en el que pueden disfrutar de un juguete o actividad mentalmente estimulante, como un KONG con relleno de KONG congelado adentro, juguetes dispensadores de golosinas, juegos de rompecabezas o masticables.
  • Responda apropiadamente . Si la depresión de su mascota está causando que se porte mal, debe dirigir su comportamiento para no reforzar un mal comportamiento sin darse cuenta. Premie los comportamientos apropiados con atención, golosinas, etc. No debe castigar los comportamientos no deseados en general, y especialmente no funciona para las mascotas que sufren de depresión o ansiedad.

Es importante saber cómo se ve un perro relajado para poder monitorear su regreso a la normalidad. Un perro relajado tendrá la boca abierta sin tensión facial y es posible que jadee. Las orejas pueden ser un poco complicadas ya que vienen en diferentes formas y tamaños, pero en general, un perro relajado tendrá las orejas ligeramente hacia atrás o hacia los lados. Si su perro está relajado, mantendrá la cola en una posición baja o neutral con un movimiento suave, y cuando juegue, su cuerpo estará suelto y ondulado.

Cuándo ver a un veterinario acerca de la depresión de su perro

Es importante saber cuándo contactar a su veterinario cuando su perro muestra síntomas de depresión. Su perro debe ser visto de inmediato si:

  • Están muy letárgicos o no comen
  • han dejado de mejorar
  • Desarrollar otros síntomas, como vómitos o diarrea.


Existen circunstancias excepcionales en las que el estrés causado por la depresión puede hacer que surjan problemas de salud subyacentes. Si le preocupa la depresión de su mascota, programe una visita para hablar con su veterinario. Esto puede ayudar a aliviar su preocupación y darle algunas ideas geniales sobre cómo ayudar a su mascota a superar su depresión.

¿Existen medicamentos para la depresión canina?

Al igual que con la mayoría de los problemas de comportamiento de los perros, los medicamentos deben ser solo una parte del plan de tratamiento. Los medicamentos para la depresión canina suelen ser beneficiosos cuando se combinan con modificación del comportamiento, suplementos y productos con feromonas. Los medicamentos pueden ser especialmente útiles para las mascotas que tienen un historial de miedos o ansiedades y que también están pasando por una situación difícil.

Planes de tratamiento para la depresión canina

Si la depresión de su perro está causando problemas de comportamiento, es importante un manejo ambiental cuidadoso y una modificación del comportamiento. Es vital que el plan de tratamiento para una mascota con depresión severa provenga de un conductista animal aplicado certificado , un conductista veterinario o un veterinario de atención primaria que practique el comportamiento veterinario.

Después de hablar con su veterinario sobre la situación específica de su perro, puede seguir adelante con el tratamiento recomendado, que puede incluir:

  • Medicamentos recetados
  • Modificación de comportamiento
  • Cambios ambientales
  • Suplementos
  • terapias medicas
  • Seleccionar un entrenador que esté calificado para manejar estos problemas

Afortunadamente, sus mascotas nos tienen como defensores de su salud mental. Cuando note cambios en el comportamiento de su perro, puede trabajar con su veterinario para asegurarse de que reciba la atención que necesita para su depresión.  



Referencias

  1. Berns G. Cómo nos aman los perros: un neurocientífico y su perro decodifican el cerebro canino. Brunswick, Victoria Scribe; 2014.
  2. Berns G. Cómo es ser un perro: y otras aventuras en la neurociencia animal. Un mundo; 2019.
  3. Walker J, Waran N, Phillips C. Percepciones de los propietarios sobre la respuesta conductual de sus animales ante la pérdida de un animal de compañía. animales 2016;6(11):68. doi:10.3390/ani6110068
  4. Sundman AS, Van Poucke E, Svensson Holm AC, et al. Los niveles de estrés a largo plazo están sincronizados en los perros y sus dueños. Informes científicos. 2019;9(1). doi:10.1038/s41598-019-43851-x

Artículos relacionados


Productos para perros que tu amas