Signos de ansiedad en perros y cachorros

1001perros cuenta con el apoyo de su audiencia. Cuando compras a través de enlaces en nuestro sitio, podemos ganar una comisión de afiliado sin costo adicional para ti. Como Asociado de Amazon, ganamos con las compras calificadas. Aprende más

Ha habido un gran cambio en la comprensión y el tratamiento de la ansiedad humana en la última década. Nuestros homólogos caninos también sienten estrés y ansiedad, pero no pueden verbalizar sus sentimientos, lo que dificulta saber cuándo se sienten ansiosos.

Cuando te conviertes en padre de un perro, asumes el trabajo de reconocer qué causa la ansiedad de tu cachorro. Si aminoras estas causas, puedes hacer que tu perro se sienta lo más seguro y cómodo posible en su entorno. Los signos de ansiedad en los perros pueden ser sutiles, lo que hace que sea aún más importante que estés atento y aprendas a identificar qué puede estar causando su estrés.

El estrés en los perros se puede dividir en tres tipos: miedo, fobias y ansiedad .

  • El miedo es un instinto en respuesta a una amenaza externa. Analizar la situación te ayuda a determinar si es una respuesta normal o inapropiada. Por ejemplo, la agresión por miedo podría ser normal si existe una verdadera amenaza para su perro o sus seres queridos. En otros casos, la agresión por miedo se considera inapropiada si está dirigida a una persona que no muestra signos de ser una amenaza para su perro. Recuerda que tu perro puede interpretar la situación de manera diferente, y algo que no es una amenaza para ti puede serlo para él.
  • Las fobias son miedos excesivos a un estímulo externo. Las fobias más comunes en los perros son las fobias a los ruidos ( fuegos artificiales , ruidos fuertes , tormentas eléctricas ).
  • La ansiedad es un sentimiento incómodo o miedo relacionado con la anticipación del peligro. Por ejemplo, la ansiedad por separación ocurre cuando una mascota tiene reacciones anormales al estar lejos de su dueño, ya sea por períodos cortos o largos.

Signos de estrés y ansiedad en perros

Es importante poder distinguir entre los comportamientos caninos normales y ansiosos, lo que requiere familiarizarse con el comportamiento normal de su perro.

La mayoría de las veces, los perros relajados tendrán los ojos redondos y abiertos; peso en las cuatro patas; una cola levantada; y orejas levantadas y orientadas hacia adelante. Respirarán normalmente a menos que estén jadeando por jugar o hacer ejercicio.

Aquí hay algunos síntomas de ansiedad del perro a los que hay que prestar atención.

Estimulación y agitación

Al igual que los humanos, los perros a menudo caminan o hacen movimientos circulares amplios repetidamente cuando están estresados. Esto puede ser un signo de pánico o nerviosismo en general. Su perro también puede temblar o temblar. Esto a menudo se detiene una vez que el factor estresante desaparece.

Aumento de la frecuencia cardíaca y jadeo

El sistema nervioso autónomo se activa automáticamente cuando se produce estrés. Esta es la respuesta de «lucha, huida o congelación» a los miedos o factores estresantes externos. Es un sistema de respuesta involuntaria para la supervivencia y la adaptación.

Los perros también tienen un sistema nervioso simpático. Cuando un perro está estresado, este sistema libera adrenalina y aumenta su frecuencia cardíaca y respiratoria, lo que a menudo se ve como un jadeo.  

bostezando



Los perros no solo bostezan cuando están cansados, también bostezan cuando están nerviosos. Por lo general, estos bostezos son frecuentes y más largos que cuando están cansados.

babeando

El sistema nervioso de un perro se activa con el estrés y provoca babeo y lamerse los labios con frecuencia. Esto también se ve cuando un perro tiene náuseas y puede tener algo que ver con la activación del tracto gastrointestinal por parte del sistema nervioso.

Comportamientos compulsivos

Los perros se involucran en una serie de comportamientos para ayudar a calmarse, pero estos pueden volverse compulsivos y destructivos cuando están realmente estresados. Las compulsiones comunes incluyen lamerse en exceso , lamer pisos o paredes, ladrar en exceso o masticar objetos compulsivamente.

A menudo, este comportamiento puede provocar infecciones de la piel por exceso de aseo, ingestión de cuerpos extraños, malestar estomacal por ingerir cosas, comportamiento de excavación (agujeros, ropa de cama, alfombras) o destrucción de sus cajas para liberarse. Llorar o ladrar también puede ser un comportamiento tranquilizador en perros ansiosos, o una forma de alertarnos de su estrés.  

Hipervigilancia (pupilas dilatadas, señales auditivas, postura rígida)

Los perros con ansiedad a menudo tienen las pupilas dilatadas y parpadean más rápido. Tienden a pararse rígidos cuando se preparan para un peligro inminente, pero este comportamiento también puede estar relacionado con la respuesta involuntaria del sistema nervioso autónomo de congelación, lucha o huida.



El blanco de sus ojos tiende a mostrarse más que cuando están tranquilos, y sus orejas pueden estar firmes o pegadas a la cabeza en momentos de estrés. Meter la cola entre las piernas o cambiar su peso hacia la parte trasera también pueden ser signos de miedo en los perros.

Esconderse o actuar deprimido

Los perros estresados ​​a menudo se esconden detrás de ti o de objetos como sillas o automóviles para evitar los factores estresantes. Pueden parecer hiperactivos y usar sus hocicos para empujar tus piernas o manos para decirte que te alejes del factor estresante. Su perro también puede cerrarse por completo, dejar de moverse y parecer deprimido o desvinculado de la situación.

Tener diarrea o accidentes

La adrenalina afecta a los perros de manera similar a los humanos, provocando la necesidad de ir al baño. Su perro puede adoptar una postura y orinar inmediatamente como resultado del estrés, gotear orina, perder el control de sus intestinos o incluso tener diarrea.

Este comportamiento es modulado por el sistema nervioso simpático. Un signo gastrointestinal menor de estrés en los perros es la disminución del apetito. Un perro estresado puede incluso rechazar sus golosinas favoritas si su nivel de ansiedad es demasiado alto.

Derramamiento

Los perros que están estresados ​​suelen arrojar más pelo, y esto se ve con frecuencia durante las visitas al veterinario.

Cómo ayudar a un perro ansioso



Aquí hay algunos consejos que puede usar para ayudar a su perro a evitar o reaccionar ante el estrés.

Evite situaciones estresantes

El tratamiento más importante para el estrés y la ansiedad en los perros es limitar la exposición a situaciones estresantes. Evite interacciones que puedan causar una respuesta ansiosa.

Por ejemplo, en casos de ansiedad por separación, establezca un espacio tranquilo y silencioso con juguetes seguros y artículos que huelan familiar. Comience a entrenar a su perro dejándolo por períodos de tiempo muy cortos.

Cada vez que regrese, elogie a su perro y tal vez dele una golosina pequeña y saludable. A través de la repetición y aumentando lentamente el tiempo que te has ido, tu perro aprenderá que siempre volverás y su estrés comenzará a desvanecerse.

Si su perro está estresado por tener nuevas personas en su entorno, manténgalo confinado en un área tranquila de la casa cuando haya nuevas personas para evitar una interacción inducida por el miedo.

Pruebe nuevas estrategias en un entorno seguro



La desensibilización abrupta, en la que expones a tu perro a lo que le causa estrés hasta que ya no reacciona, ya no se considera la mejor manera de ayudar con el estrés y la ansiedad en los perros.

Continuar introduciendo desencadenantes a menudo aumenta las respuestas temerosas de su perro. En su lugar, debe enseñar nuevas estrategias y formas para que su perro responda al estrés.

Para establecer una nueva respuesta a un factor estresante, debe desarrollar un programa de recompensas para su perro, como ofrecerle comida, amor o una actividad/tiempo de juego. La recompensa siempre debe ganarse, y el entrenamiento será lento y constante. Esto debe hacerse en un ambiente estable y seguro, y no durante situaciones de ansiedad.

El tratamiento comienza con el aprendizaje de estrategias de control en el hogar, donde se requiere que su perro se gane todo respondiendo adecuadamente cuando le da una señal específica. Esto crea una respuesta predecible desde la perspectiva de su perro. Comenzar con tareas tranquilas como «sentarse» o «acostarse» y luego, eventualmente, pasar a respuestas de «concentrarse» y «escapar» ayudará a establecer expectativas de lo que sucederá.

Con las respuestas de enfoque, el objetivo es que su perro haga contacto visual con usted o se concentre en una golosina/juguete para distraerlo de los factores estresantes. La respuesta de escape es entrenar a su mascota para que vaya a un ambiente seguro y tranquilo (como una cama o una habitación) tan pronto como se sienta estresada. Usar golosinas deliciosas puede ser útil hasta que aprendan dónde está su espacio seguro.

Nunca castigues a tu perro físicamente o regañandolo, ya que esto es ineficaz y solo aumentará su nivel de estrés y le enseñará a temerte.

Es importante tener expectativas realistas. Algunos problemas pueden durar toda la vida o requerir capacitación o medicamentos que solo puede administrar un especialista en capacitación, un veterinario conductista o un veterinario.

Pregúntele a su veterinario acerca de los medicamentos contra la ansiedad

Su veterinario puede recomendar medicamentos recetados contra la ansiedad (incluyendo fluoxetina , clomipramina o alprazolam). Estos casi siempre se prescriben con la recomendación de capacitación en modificación de conducta.

El tipo de medicamento y la dosis se basarán en la edad de su perro, otras condiciones médicas y factores desencadenantes. Los medicamentos a menudo tardan varias semanas o meses en mejorar la ansiedad y, a menudo, requieren ajustes y análisis de sangre regulares. El tratamiento mínimo para la ansiedad en los perros suele durar entre 4 y 6 meses, pero en algunos casos puede llevar años.

La terapia con medicamentos puede ayudar a aliviar la respuesta de su perro a los desencadenantes y puede ayudar a aprender nuevos comportamientos. Sin embargo, cuando la medicación se desteta o se interrumpe, sus conductas ansiosas pueden regresar. La medicación generalmente se continúa de por vida.

Su veterinario de atención primaria puede derivarlo a un especialista en comportamiento veterinario certificado por la junta cuando se noten problemas de ansiedad graves o si los planes de tratamiento intentados anteriormente no ayudan. Es importante conocer los desencadenantes de tu perro para poder ayudarlo a tener una calidad de vida tranquila, equilibrada y positiva.

Artículos relacionados


Productos para perros que tu amas